Benedicto XVI: “Inmaculada, dónanos el gozo de sentirnos amados por Dios”

En la tarde de ayer 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción de María, Benedicto XVI realizó el acto tradicional de veneración a la Beata Virgen María, colocando un arreglo floral a los pies del monumento en Plaza España, en Roma. Pero el don más bello, recordó, “es nuestra oración”, el agradecimiento por el don de la fe y el bien que recibimos de Dios y la súplica “por cada dificultad que encontramos en la vida”.
En su oración, el Papa agradeció a la Madre Inmaculada por “estar siempre con nosotros” y le pidió velar su ciudad, confortar a los enfermos, animar a los jóvenes y apoyar a las familias.

Benedicto XVI: “Infunde la fuerza para rechazar el mal, en cada una de sus formas, y escoger el bien, incluso cuando cuesta y comporta ir contracorriente. Dónanos el gozo de sentirnos amados por Dios, bendecidos por él, predestinados a ser sus hijos”.

Nosotros hablamos a María a través de la oración y ella nos habla de Jesús, que es toda su vida, agregó Benedicto XVI. Nos dice que “estamos todos llamados a abrirnos a la acción del Espíritu Santo para poder llegar, en nuestro destino final, a ser inmaculados, plena y definitivamente liberados del mal”. Porque el destino de todos es “ser santos como nuestro Padre”.

Y la Madre te lo dice recordándote “que Dios te quiere, te ama personalmente, te ha pensado antes de que vinieras al mundo y te ha llamado a la existencia para colmarte de amor y de vida”. La mirada de María, concluyó el Papa, “es la mirada de Dios sobre cada uno”, incluso sobre quien no lo cree, e incluso sobre quien se siente sólo y abandonado.


Enlaces Parroquiales

Parroquia San Gines de Padriñan. Comunidad Parroquial.

"VIVE LA SEMANA SANTA DE SANXENXO!"