CARITAS en HAITÍ: "Sigamos trabajando por el futuro".

12/01/2011. Los miembros de la red Cáritas de todo el mundo se unen hoy a sus colegas en Haití para expresar su duelo, solidaridad y esperanza un año después del devastador terremoto que asoló el país el 12 de enero de 2010 y dejó tras sí un saldo de 230.000 muertos y más de tres millones de damnificados.

Con motivo de este primer aniversario de la catástrofe, se va a celebrar una misa en el atrio de la destruida catedral de Notre-Dame en Puerto Príncipe. Asimismo, está previsto que el personal de Cáritas en Haití asistirá a una ceremonia en el barrio de Duval de la capital para colocar la primera piedra de un proyecto de construcción de viviendas.


Declaración conjunta de los miembros de Cáritas en Haití

Para conmemorar este aniversario, los miembros de la red Cáritas que actualmente trabajan en Haití dentro del plan de post-emergencia y reconstrucción del país, han difundido una declaración conjunta. Este es el texto de ese mensaje:

Mensaje de la familia Cáritas en Haití

Con ocasión del primer aniversario del terremoto del 12 de enero, los miembros de la Confederación Cáritas Internationalis conjuntamente con Cáritas Haití, desean expresar su solidaridad para con todas las víctimas de esta tragedia. Asimismo, reafirman su fe en un mejor futuro para el pueblo haitiano al que desean seguir ayudando y desean ofrecer una caridad inventiva, que ayude a la construcción de una nueva sociedad.

Una fe que recuerda

Recordamos el día que destrozó toda una nación. Ocurrió lo indecible. Sin embargo, en este terrible día de enero, a pesar de la conmoción, la familia humana ha despertado. Todos los haitianos han socorrido a sus hermanos. Luego, hermanos de todo el mundo llegaron a ayudar a este pueblo mártir. ¡Gracias Señor! Lloramos a muchos muertos y desaparecidos. Tantos nos han sido arrebatados que el dolor se ha vuelto casi inaguantable para muchos de nosotros. Mas no ha sido tanto el terremoto que nos ha arrebatado a nuestros niños, a nuestros padres, a nuestros parientes, a nuestros amigos, sino la pobreza escandalosa, los abusos de los derechos sociales de los más débiles, la ignorancia, la irresponsabilidad. Esta situación se suma a nuestro sufrimiento. Le pedimos al Señor con toda nuestra fe que acoja a nuestros difuntos; deseamos que este sincero y generoso impulso nos permita seguir atendiendo a aquellos que se han visto obligados a vivir en condiciones indignas. Y nos comprometemos a hacer conciencia ante lo inaceptable para evitar que la mediocridad se vuelva la norma.

Una esperanza que se encarna

Para la gran familia de la Confederación Cáritas, afirmar nuestra fe en un futuro diferente para el pueblo haitiano, es desplegar toda la energía y los recursos necesarios para ayudar a cambiar las cosas. Es seguir luchando contra la pobreza y hacer conciencia, es contribuir a la construcción de un mundo más humano para que Haití encuentre su propio camino. Que esta promesa y este compromiso se conviertan en una esperanza y que Jesucristo, luz de las naciones, ilumine la ruta del futuro de nuestros hermanos y hermanas haitianos y de aquellos que los ayudan.

Una caridad que forje una bella solidaridad

Con esta fe que nos compromete y esta esperanza que se concreta, queremos hacer la diferencia en la vida de las víctimas. Aunque no podremos dar un techo a cada persona desplazada o viviendo en una carpa, ni responder a todas las apremiantes emergencias que atraviesan todos los hombres y mujeres, la familia Cáritas trabaja en los diez departamentos del país para aliviar el sufrimiento provocado por estas crisis, para seguir construyendo un verdadero desarrollo, para reforzar al campesinado haitiano y promover una economía más justa y solidaria. Nuestra solidaridad ya es una caridad que crea el futuro. La familia Cáritas en Haití está convencida de que es posible lograr un mundo diferente en Haití, un mundo sin hambre, sin analfabetismo; un mundo que ofrezca un techo para todos. Conjuntamente con Cáritas Haití, a la que seguiremos fortaleciendo, ya hemos comenzado a hacer la diferencia en la vida de las víctimas y los pobres, especialmente los olvidados y en las tan ignoradas y abandonadas áreas rurales. Todavía hace falta mucha determinación, contribuir a la pastoral social de la Iglesia católica hermana de Haití que ha tomado la opción de acompañar al pueblo haitiano.


* * *


MENSAJE DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI EN EL 1º ANIVERSARIO DEL TERREMOTO DE HAITÍ.



El pasado domingo 9 de enero, Fiesta del Bautismo del Señor, después del Rezo del Ángelus, el Santo Padre tuvo unas emotivas palabras para HAITÍ y todos los fallecidos que el terremoto se llevó a su paso.

"En el primer aniversario del devastador terremoto que ha afectado a vuestro país, me uno a todos, queridos haitianos, para aseguraros mi oración, especialmente por los que han fallecido. 
También quiero daros una palabra de esperanza en estas circunstancias particularmente difíciles. En efecto, ha llegado el momento de reconstruir ahora, no sólo las estructuras materiales, sino sobre todo la convivencia civil, social y religiosa. Espero que el pueblo haitiano sea el primer protagonista de su historia actual y de su futuro, contando también con la ayuda internacional, que ya ha dado muestras de gran generosidad a través de una ayuda económica y por medio de los voluntarios de todos los países.
Estoy presente a través del cardenal Robert Sarah, presidente del Pontificio Consejo "Cor Unum". Os lleva, con su presencia y su voz, mi aliento y mi afecto. Os encomiendo a la intercesión de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, patrona de Haití, que -estoy seguro-, desde el cielo, no permanece indiferente a vuestras oraciones. ¡Que Dios bendiga a todos los haitianos!."

Informe de Actividad de Caritas Española con motivo del 1º Aniversario del terremoto en Haití.

Enlaces Parroquiales

Parroquia San Gines de Padriñan. Comunidad Parroquial.

"VIVE LA SEMANA SANTA DE SANXENXO!"