La belleza de María, el Todo en el fragmento.

María es “todo bella” porque es la mujer, icono del Misterio que testimonia el evento de una donación, en donde el Todo se ofrece en un fragmento. Es cuanto ha dicho mons. Bruno Forte, arzobispo de Chieti-Vasto, al intervenir el 16 de diciembre en Roma en la sesión pública de las Pontificias Academias sobre el tema “La Asunción de María, signo de consuelo y de esperanza segura”.

El objetivo del encuentro, que vio la presencia del Grupo “Gen Verde”, del movimiento de los Focolares, fue celebrar el 60º aniversario de la proclamación del Dogma de la Asunción de María establecido por el Papa Pío XII.

“Nosotros venimos de una estación cultural de dos siglos, por lo tanto, una estación larga, que ha visto en realidad dos antropologías en confrontación, dos concepciones del hombre: una antropología de la identidad, en donde el hombre es una fuerte identidad, con su razón, que querría entender, dominar, transformar todo hasta ejercer la violencia sobre la realidad para poder cambiarla; y una antropología de la diferencia, de la soledad, la condición post-moderna después de la crisis de la ideología en que el hombre parece ahogarse en la propia soledad: la sociedad es un multitud de soledades, el otro es un extranjero moral. ¿En dónde encontrar un nuevo horizonte de sentido? En una visión de totalidad que sea humilde, que se presente en un fragmento. Pero esto es la belleza: el Todo en el fragmento. Y esto es María: el Todo de Dios, el Hijo eterno que se hizo presente en el vientre de esta mujer, humanísima, concretísima, que precisamente por eso es toda bella”.

María puede volverse una figura fundamental para relanzar el diálogo con los no creyentes, como explica el cardenal Gianfranco Ravasi, Presidente del Pontificio Consejo de la Cultura.

“La figura de María siempre ha ejercido una fascinación incluso en la cultura laica. Yo quisiera hacer referencia a un texto que es sorprendente por su intensidad y belleza, es de Sartre. El texto se titula “Bariona o el hijo del trueno” es un drama que él escribe mientras estaba el Stalag XII de Treviri durante la opresión nazi, y al no poder celebrar Navidad de otra manera configuró para los creyentes que estaban presentes esta representación sagrada, centrando todo en la relación entre la madre y el hijo. El hecho que María descubra dentro del hijo ese trazo de sus rasgos le permite, por un lado afirmar que María descubre al niño como Dios, un pequeño Dios, y por otro que tiene algo de sí misma, es decir se ha encarnado, tiene algo del ser humano. Este tema que une la trascendencia inmanente seguramente es un aspecto que puede, por un lado exaltar la búsqueda teológica – se detendrá en la maternidad divina – pero puede también exaltar muchos temas humanos como la fraternidad, la maternidad, la vida, la ternura. Por lo tanto, el misterio de la humanidad continua generando”.

Durante el encuentro, el cardenal Secretario de Estado Tarcisio Bertone entregó el premio de las Pontificias Academias Eclesiásticas a la “Marian Academy of India” – representada por su Presidente y Fundador, Don Kulandaisamy Rayar, que indicó en la figura de María un puente de diálogo, incluso en una tierra que es, a menudo, escenario de persecuciones anticristianas como la India:

“María es un puente entre las culturas: en el Hinduismo están presentes las Madres Divinas y María ocupa un puesto de relieve, pero no es una divinidad. Por eso, a veces la llamamos preferiblemente ‘hermana’, porque nos aguarda del peligro de definirla como una divinidad. Es famosa como discípula de Cristo y como modelo de evangelización”.

Ex aequo el premio fue para el prof. Luís Alberto Esteves dos Santos Casimiro por su disertación doctoral con el título “La Asunción del Señor en la pintura del siglo XVI (1500-1550)”, que aquí nos habla de una obra aprecia particularmente: La Anunciación de Vasco Fernándes, que se conserva en el museo de Lamego.

“La obra es rica de símbolos significativos, de tal forma que se vuelve un verdadero tratado teológico. Vemos, de hecho, figuras del Antiguo Testamento, vemos las figuras de Adán y Eva, vemos pequeños objetos realmente representativos, vemos todavía una ventana abierta en el ambiente externo, y vemos también a los profetas del Antiguo Testamento. Y todos estos elementos de la pintura hablan no sólo del tema de la Anunciación, sino que evolucionan en algo grandioso y, al mismo tiempo, rico en aspectos que definen un verdadero tratado de teología que explica tanto el Antiguo Testamento, como el anuncio por parte del arcángel Gabriel sobre la venida del Mesías”.

Fuente: H2ONews

Enlaces Parroquiales

Parroquia San Gines de Padriñan. Comunidad Parroquial.

"VIVE LA SEMANA SANTA DE SANXENXO!"