¿Porqué no hay "cofrades infantiles" en nuestras cofradías?

Todavía recuerdo la Semana Santa en la que un niño me preguntó si los fantasmas del gorro largo eran buenos o malos, a lo que contesté que no eran fantasmas sino personas como papá y mamá. Y entonces me preguntó, que porqué se tapaban la cara si eran buenos (¡uf!)…Le explique que era una estación penitencial de la Cofradía. Porque los Cofrades, papa y mama, sienten vergüenza por lo que le hicimos sufrir a Jesús y a María. Y piden perdón por ellos y por todos nosotros, y por ti y por mi, y avergonzados se tapan la cabeza como señal de penitencia y arrepentimiento.

Sin duda la Semana Santa, para los niños, tendría mucha mayor significación e importancia si los adultos supiéramos explicarles la belleza del Amor de Dios que se manifiesta en las imágenes de la Pasión de Jesús y de María, que procesionan con los cofrades. Hacen patente el dolor que sufrieron por nosotros y que, como cuando se pide perdón, Jesús triunfa y nosotros con El. Lo vemos en la Vigilia del Sábado de Resurrección. Lo vemos en la belleza y alegría de nuestra Señora de la Esperanza, cuando entra alegre y triunfante en la Iglesia, para participar de la alegría de Cristo y del pueblo cristiano, al canto del Gloria, y al sonar de las campanas, y las luces, y las flores, y los manteles nuevos en el altar…

Nuestros niños son sensibles a toda esta belleza que entra por los ojos, cuando hay adultos que saben explicárselo. Eso es lo que las Cofradías pretenden hacer con sus hijos y los amigos y compañeros pequeños de sus hijos, al traerlos a la Cofradía como Infantiles, agrupándolos en bandas, asociaciones, portadores, acólitos etc., etc. Así, poco a poco irán comprendiendo los valores de estas celebraciones, fundamentales en la vida de una parroquia viva como la nuestra.
La Semana Santa es tradición. Y vemos como en las procesiones de casi todas las ciudades y localidades de España, cada año, hay más niños que viven la Semana Santa como los cofrades adultos.

La Semana Santa, es, sin duda,  una de las citas importantes del panorama cultural, artístico y tradicional de cuantas completan el calendario anual de cada pueblo, más allá de su realidad religiosa y católica. Con más de siete siglos de historia, llega hasta nuestros días en continuo crecimiento y con un futuro prometedor.

Estos pequeños cofrades son el futuro de las mismas. Desde muy pequeños, y en muchas ocasiones por tradición familiar, salen en procesión resistiendo las inclemencias del tiempo, los largos trayectos y las numerosas horas de pie.

En pocos años estas generaciones tomarán el relevo, y la mejor manera de perpetuar este espíritu cofrade es dejar que los más pequeños sean protagonistas de sus cofradías y que se sientan parte importante de ellas. Las hermandades o cofradías deben ser puntos de encuentro para los más jóvenes y pequeños. Desde el mes de Enero los pueblos y ciudades de España se pueblan de sonidos, ensayos, idas y venidas de tronos, levantas, saludos y reverencias, etc. de los más jóvenes y de los adultos. Los juveniles llenan el espacio aéreo con sus bombos, platillos, cornetas, timbales etc. Esto da vida a los pueblos. También al nuestro. No son pueblos muertos, apagados, sino pueblos llenos de sonidos infantiles y juveniles, de sonrisas y algarabías. ¿Qué bien hace a una casa, a una familia la algarabía de los niños! En una familia sin pequeños se instala la ¿seriedad?, la melancolía, la soledad. Como dijo Dostoyevski: “La Soledad la curan los niños”

Nosotros necesitamos esta algarabía, este ir y venir de nuestros cofrades pequeños y grandes que a partir de Enero empiezan a preparar la Semana Santa.

Que importante es que nuestras cofradías cuenten con cofrades preocupados por esta labor con los niños. Las Cofradías debieran destinar a esta labor uno o dos cofrades con cualidades y suficiente filing con los niños para organizarlos, formarlos etc. Que vayan sembrando en el corazón de estos niños el “espíritu cofrade”.


Vivan las Cofradías y vivan (las)los Cofrades.


Fuente: "Extracto del artículo que saldrá en el próximo número de la Revista oficial de la Cofradía del Nazareno y Santo Sepulcro, NAZARENUS. Un articulo de Monseñor D. Samuel G. T.".
Parroquia San Gines de Padriñan. Comunidad Parroquial.

"TRANSFORMANDO EL MUNDO HACIENDO IGLESIA"