BODAS DE ORO Y PLATA MATRIMONIALES EN SANXENXO




El próximo domingo, día 3 de Diciembre, celebraremos las bodas de Oro y Plata de los matrimonios en nuestra Comunidad parroquial.

Es este un acontecimiento que con frecuencia pasa desapercibido entre los demás feligreses y entre los demás acontecimientos parroquiales.
Y no debiera ser así. El matrimonio, el hogar, la familia, es una institución de trascendencia enorme. El hogar, la familia, es la forja con la que Dios crea al hombre y lo moldea haciéndolo llegar a su madurez. Es la forja de los pueblos, de las naciones, para hacer progresar a la humanidad en número y en bienestar. El hogar, es el yunque donde se forja al ser humano; es el barro – bendito barro- del que Dios hace al hombre.
Digámoslo con palabras del papa Francisco: “Hoy, la familia es despreciada, es maltratada, y lo que se nos pide es reconocer lo bello, auténtico y bueno que es formar una familia, ser familia hoy; lo indispensable que es esto para la vida del mundo, para el futuro de la humanidad”.
Con ocasión de la celebración del Domingo, todos podemos revisar nuestras posturas respecto a la familia. Yo diría que lo primero será confiar en la institución familiar, rodearla de la máxima protección y ayudas. En segundo lugar, favorecerla: animar a los jóvenes a que no tengan miedo al matrimonio. Animarles a que se preparen bien porque su hogar será la fuente más grande de su felicidad y la mayor de las contribuciones a la sociedad.
Y los adultos menos pesimismo y más sentido positivo y optimista de la vida y de las circunstancias actuales. “Ningún tiempo pasado fue mejor”. Y este tiempo es susceptible, como todos, de mejorar; y esto en gran parte dependerá de nosotros.
Como dijo Ignacio García-Juliá.  Son tiempos difíciles para la Familia. Se habla mucho de ella pero se hace poco para su desarrollo y estabilidad. Junto a iniciativas que solo ven aspectos económicos, como si la Familia se desarrollara con dinero, se promulgan leyes que atacan lo más profundo de su estructura: su libertad para crecer y pensar según sus propias convicciones interfiriendo en el derecho de los padres a educar a los hijos no solo en el ámbito escolar, sino también en su vida cotidiana”.
En los ambientes sociales o políticos donde se mueva cada quien, deben buscar la manera de que los programas sociales, políticos o económicos que provengan de esos ámbitos, ayuden a la familia, se la tomen más en serio, se favorezca su desarrollo, se respete al máximo la libertad de las familias a educar a su hijos según sus propias convicciones, etc. Todos podemos poner nuestro pequeño grano de arena y las cosas mejoraran.



Parroquia San Gines de Padriñan. Comunidad Parroquial.

"TRANSFORMANDO EL MUNDO HACIENDO IGLESIA"